Monseñor Piris, Obispo de Lerida, es un Ladron




EL Obispo Piris, de Lerida, es un ladrón


lunes, 13 de abril de 2009

Sonriamos y preparemosnos para mañana

EL PÁRROCO.


Un buen día, el párroco de un pueblo se encontró indispuesto con unos fortísimos dolores abdominales. Dado el grave estado en el que se encontraba, le trasladaron a la residencia, donde fue intervenido con urgencia.

Mientras el cura se encontraba dormido por los efectos de la anestesia, en la habitación de al lado una joven madre soltera daba a luz un precioso retoño. Desgraciadamente, la joven madre murió y el equipo medico se planteo qué hacer con el niño.

Uno de los médicos, tras mucho cavilar, dijo:
-'Mirad, vamos a adjudicárselo al cura, al fin y al cabo, el hombre le dará una buena educación'.

Dicho y hecho, al despertar el párroco se encontró con el bebe en su regazo, asustado preguntó:
-'¿Pero esto que es?'.

El medico se acercó y le dijo:
-'Mire, este es el origen de sus dolores de barriga...'.

-'Pero, si esto es imposible' dijo el cura.

El médico le respondió:
-'No, hombre, con lo que han evolucionado los tiempos, ahora los hombres se pueden quedar embarazados...'.

El cura se quedo pensativo decidiendo que hacer con el niño. Y pensó:
-'Bueno, cuando vuelva al pueblo, diré que es hijo de una hermana mía que ha fallecido y yo me haré cargo de educarlo'.

El párroco volvió así al pueblo y contó su historia. No sin algún recelo, los habitantes del pueblo se acostumbraron a ver a partir de aquel día al nuevo vecino que fue bautizado con el nombre de Juan.

Pasaron los años y el cura se hizo muy mayor. Cuando Juan contaba 25 años, el cura enfermo y, en su lecho de muerte, dijo:

-'¡Que venga Juan! !Que venga Juan!'.

El joven corrió al lado del cura:
-'¿Que quiere tío?',

El cura, haciendo acopio de valor le dijo:
-'Mira Juan, tengo un gran secreto que contarte, y antes de morir debo decírtelo...'.

Juan interrumpió al párroco y le dijo:
-'Tranquilo tío, no hace falta, desde hace años ya me he imaginado que en realidad es usted mi padre'.

Y armándose de valor el cura le dice:
-'¡NO!... Yo soy tu madre...., ¡Tu padre es el Arzobispo de Cuenca!.

3 comentarios:

Esveritate dijo...

Pasa por mi Blog que hay un premio para ti.

Saludos

El emigrante dijo...

jajajaja muy bueno, muy bueno...

BOIRA_A dijo...

Gracias esvaristes me ha hecho mucha ilusion ese premio, lo copia mañana ya he enviado a todos un correo

Emigrantes tus risas me han quitado el asomo d einfarto que tenia esta tarde

Un saludo y dime del Sevila o del Beri

Blog Hispanico

Enlance a Directorio maestro

Directorio de blog de España

Directorio de blogs en España